Sistémico - Ecológico

APORTES DEL PARADIGMA SISTÉMICO - ECOLÓGICO A LA DISCIPLINA FONOAUDIOLÓGICA

 

Elaborado por: Paola Bernal, Katherine Figueroa y Sandra Suárez

 

Este documento constituye un intento de integración de los elementos que componen el enfoque sistémico - ecológico, enfoque construido específicamente por las docentes de la Escuela de Rehabilitación Humana de la Universidad del Valle (Cali – Colombia). Para lograr esta integración, nos basamos en los documentos de trabajo de las docentes (aún no publicados), nuestras vivencias como estudiantes del Programa Académico de Fonoaudiología, las discusiones en distintas asignaturas, y los planteamientos de los paradigmas en los que se apoya este enfoque: paradigmas ecológicos (Bronfenbrenner, 1987), paradigmas sistémicos (Andrews, 1992), el modelo social de la CIF y la noción de factores contextuales (OMS, 2000) y los apoyos contextuales planteados por Duchan (Lund y Duchan, 1992)

 

Es importante recordar, como se plantea en la introducción general a este apartado de paradigmas, que el enfoque sistémico - ecológico no corresponde estrictamente a la noción de paradigma en el sentido kuhniano, pero sus planteamientos tienen una gran influencia en las formas de interpretar los fenómenos y de actuar de los fonoaudiólogos formados en la Universidad del Valle.

 

OBJETO DE ESTUDIO

 

El paradigma sistémico - ecológico se interesa por identificar los procesos de desarrollo humano, a partir de la interacción entre las características individuales del sujeto y los factores del contexto o de los contextos en los que se desenvuelve. 

 

SUPUESTOS TEÓRICOS Y METODOLÓGICOS

 

Consideramos conveniente identificar, en primer lugar, los supuestos de otros paradigmas y enfoques que alimentan al sistémico- ecológico.  

 

Paradigma sistémico:desde este paradigma se entiende que el individuo hace parte de un sistema y que, por tanto, su desarrollo y su desempeño están estrictamente ligados a las condiciones del entorno, pues todos los elementos de un sistema son interdependientes (Andrews, 1996). Cuestiona las posturas intraindividuales por considerar que atribuyen todos los problemas al individuo y no se observa su relación con el contexto. De igual manera, considera que en términos de la atención fonoaudiológica, el usuario debería estar en sus contextos naturales, pues al introducirse en un contexto artificial como el consultorio, sus comportamientos comunicativos pueden variar.

 

Este paradigma también considera, a diferencia de paradigmas lineales y biomédicos, que los fenómenos son el resultado de la interacción de múltiples causas y no de una en particular. Así, aunque se presente una afasia por  trauma craneoencefálico, todas las variaciones en el desempeño comunicativo del sujeto no se pueden atribuir a la alteración en el cerebro. De igual forma, en este paradigma se reconoce que no siempre es posible identificar las causas de un problema y en el caso de la Fonoaudiología, no siempre las intervenciones están relacionadas con la causa primaria, sino con las características actuales del sujeto.

 

También se rechaza la noción de una verdad absoluta, pues se considera que la verdad es una construcción social y, por tanto, puede variar; esto depende de la situación y la significación que se les atribuya en cuanto a la cultura, historia personal o experiencias de los sujetos. La verdad puede ser empleada en sus distintas visiones para dar más opciones a la intervención y el equipo profesional interdisciplinar podrá trabajar en su totalidad y por un cambio comunicativo positivo del usuario. Al trabajar con un sistema de intervención, el analizador también es parte del sistema observado, por lo que el observador afecta a lo observado y por ello no es posible ser totalmente objetivo. Por el contrario, en los paradigmas lineales para cada situación hay una comprensión correcta o verdadera y está en manos del profesional de la salud determinar la verdad en cada caso.  

 

Finalmente, en este paradigma se considera que los cambios en el desarrollo de un sujeto no  pueden ser atribuidos única y específicamente a la acción del terapeuta. Esta postura es coherente con la interpretación multicausal de los fenómenos (Andrews, 1996).

 

Enfoque holístico o integral: el enfoque holístico se opone a la visión reduccionista del ser humano y de los procesos de salud, considerando al sujeto como un todo integrado en sí mismo y en relación con los otros. (Serrano, 2005)

 

Este enfoque toma al ser humano de forma integral, con el fin de potencializar sus competencias y sus capacidades. En el ámbito de la salud y bajo la visión de este enfoque, las enfermedades son consecuencia tanto de la acción de agentes externos como de la intervención que el hombre hace sobre la naturaleza y sobre los otros individuos, así la enfermedad adquiere un carácter colectivo. (Delgado y Rodríguez, 2005)

 

Paradigma ecológico: este paradigma logró sus mayores desarrollos debido a los planteamientos de Urie Bronfenbrenner (1987), quien creó la teoría de la ecología del desarrollo humano. En este paradigma los sistemas ambientales influyen en el individuo y en su desarrollo como ser humano que se desenvuelve en él desde su nacimiento. Es importante recalcar que estos sistemas se integran uno en otro y no están dispersos, por lo que la comunicación será indispensable en su interdependencia.

 

Bronfenbrenner (1987) defiende el desarrollo como un cambio perdurable en el modo en que la persona percibe el ambiente que lo rodea y como se relaciona con él; cabe notar que este sistema es dinámico y los procesos que en él se presentan son continuos e interactivos.

 

El autor afirma que hay cuatro contextos (niveles) al interior de los cuales intervienen los diferentes factores de cada marco de desarrollo:

 

  1. Meso-sistema: es la integración de los grupos sociales nucleares en su perspectiva de instituciones sociales (familia, escuela).
  2. Exo-sistema: es la integración de las instituciones sociales, que regulan servicios sociales (educación, vivienda, transporte, trabajo, salud, recreación, deporte y tiempo libre).

 

A partir de los aportes de los  paradigmas y enfoques mencionados, podemos afirmar que el paradigma sistémico - ecológico comprende el desarrollo de los individuos como un resultado de la interacción entre sus características personales y las barreras y los facilitadores generados en los distintos contextos en los que se desenvuelve. Este paradigma no desconoce o niega las características del individuo, incluyendo las posibles deficiencias que presente, pero considera que centrarse únicamente en estos aspectos es una visión reduccionista del desarrollo. Por esta razón, este paradigma retoma y acepta la noción de discapacidad planteada en la CIF (OMS, 2001), donde la discapacidad es entendida a partir de: las deficiencias en las estructuras y funciones del individuo, sus actividades y su participación, todo ellos en relación con las barreras y facilitadores del contexto.  

 

Gómez (2003) integra los planteamientos del paradigma ecológico y define algunos niveles en los que se puede analizar el desarrollo de un sujeto, principalmente en el marco de la atención en salud:

 

Nivel individual: implica ver al sujeto en su configuración interior, es decir, ver su función y su estructura interna. La relación entre el profesional y el paciente es unidireccional, en la que el paciente recibe y acepta lo que el profesional le indica.

Relaciones diádicas: el nivel individual es la base y el punto de partida  para el devenir de las relaciones diádicas, que son aquellas relaciones interdependientes y bidireccionales en las que participan los sujetos.

Relaciones familiares: la familia es entendida como un sistema en sí misma, con una estructura y una funcionalidad particular que vale la pena ser analizada en los procesos de rehabilitación.

Relaciones sociales y culturales: para definir estas relaciones se tienen en cuenta las distintas esferas en que se mueven las personas, es decir, al sujeto en su entorno (educativo, laboral, deportivo, recreativo), para crear estrategias de intervención de acuerdo con su realidad y así lograr una vida productiva e independiente del usuario.

 

IMPLICACIONES DEL PARADIGMA SISTÉMICO - ECOLÓGICO EN LA FUNDAMENTACIÓN DEL QUEHACER FONOAUDIOLÓGICO

 

El paradigma sistémico - ecológico tiene importantes implicaciones en la manera como el profesional en Fonoaudiología interpreta y actúa en relación con los procesos comunicativos. De este modo, el fonoaudiólogo tendrá que considerar no solo las estructuras y el funcionamiento de las personas con discapacidades de la comunicación, sino también valorar e intervenir sobre los distintos contextos en los que la persona se desenvuelve.

 

Por ejemplo, si un niño tiene características del habla disfémica, como bloqueos, repeticiones silábicas y pausas largas, el fonoaudiólogo tendrá que proceder de distintas maneras: por un lado, identificar las estructuras y funciones afectadas, para lo que podrá evaluar la anatomía del aparato fonoarticulador y las funciones de respiración, fonación, articulación y resonancia; también tendrá que identificar los procesos lingüísticos y prosódicos involucrados. No obstante, esta identificación del sujeto no es suficiente, pues el fonoaudiólogo también debe centrarse en el reconocimiento de los factores contextuales que pueden facilitar u obstruir el proceso de comunicación del usuario. Por ejemplo, tendrá que identificar si los bloqueos se presentan permanentemente o en la interacción con ciertas personas; también tendrá que observar las respuestas de los interlocutores que pueden acrecentar o disminuir las conductas comunicativas relacionadas con la disfemia, etc. Es posible que su acción trascienda incluso hasta otros contextos más amplios como el de sistemas o políticas, en los casos en los que sea evidente que un usuario no cuente con el servicio que requiere, entre otros elementos.

 

En el Programa Académico de Fonoaudiología de la Universidad del Valle, se plantea un modelo de integración de los factores contextuales de la CIF (OMS, 2001) con la intervención en contextos naturales planteada por Duchan (Lund y Duchan, 1992), teniendo como resultado (Argoti, Muñoz y Uribe, 2007):

 

Contexto social: se relaciona con las interacciones sociales cotidianas, pero también con las representaciones de los interlocutores acerca de la discapacidad y de la competencia comunicativa del usuario. En este contexto se actúa con la familia; el fonoaudiólogo trabaja con la familia bajo un modelo de pedagogía social y para ello es posible requerir de la visita domiciliaria.

Contexto emocional: incluye la identificación y la orientación de los ajustes y sintonizaciones afectivas que hacen los cuidadores y que favorecen el desempeño comunicativo del usuario.

Contexto del evento: implica ayudar al usuario y a sus interlocutores en la comprensión de los eventos, marcos o situaciones sociales en las que participan y las características comunicativas ligadas a esos eventos.

Contexto funcional: va dirigido a los interlocutores para que estos asuman un estilo comunicativo adecuado y así potencializar los procesos de comunicación con el usuario.

Contexto físico: es la adecuación de los elementos de entorno físico en pro de una independencia del usuario.

Contexto de productos y tecnologías: serán las herramientas que le permitirán al usuario compensar o disminuir una deficiencia, siempre y cuando aprendan a usarlo y puedan aprovecharlas de la mejor manera posible.

Contexto de servicios y políticas: implican la orientación del usuario para que haga valer sus derechos como ciudadano y cuente con los servicios requeridos para mejorar su bienestar comunicativo.

 

En conclusión, el paradigma sistémico - ecológico es un modelo integrador que pretende una comprensión amplia de los procesos de comunicación y de las formas de trabajar de los profesionales en Fonoaudiología; esto implica un cambio de énfasis, pues ya la atención no se centra solo en la persona, sino también en las barreras y en los facilitadores que se sitúan desde cada uno de los contextos mencionados. Consideramos que este paradigma es completo y equitativo, ya que se ve al sujeto como una persona que tiene diferentes características, que se relaciona con otras personas y contextos, lo que permite tener también una mirada de sus potencialidades y no solo de sus deficiencias. Aunque se tiene en cuenta la alteración corporal, no se considera el aspecto determinante de las posibilidades de desarrollo del sujeto.

 

Podemos resaltar también la importancia  que este paradigma le da a la familia, o a la red de apoyo del usuario. Este paradigma se centra en cambiar el entorno, porque si en este se presentan  condiciones negativas se tienen que transformar  para lograr una mayor inclusión.

 

Finalmente, podemos identificar que los supuestos de este paradigma implican luchas contra el sistema, pues en nuestro país los servicios de salud se centran en el individuo y poco permitirían un trabajo que trascienda el espacio del consultorio. Esta situación nos lleva a pensar en la necesidad de transformar las prácticas fonoaudiológicas hacia otros contextos más amplios y, en el peor de los casos, consideramos que será posible incluir una mirada más integral del sujeto y de su contexto, así haya restricciones por parte del sistema.

 

REFERENCIAS

 

Andrews, J. Theory and practice in speech-language pathology: A review of systemic principles. Seminar in Speech and Language. Vol.17, p. 97 -106. 1996.

Argoti, M., Pelaéz, D. & Uribe, Y. Propuesta de evaluación del lenguaje desde un enfoque ecológico para población infantil de 3 a 6 años de edad. Trabajo de grado para optar al título de fonoaudiólogas. Universidad del Valle, 2007.

 

Bronfenbrenner, U. La ecología del desarrollo humano. España: Editorial Paidós, 1987.

 

Delgado, J. & Rodríguez, M. El nuevo paradigma integral. XI congreso virtual de psiquiatría. 2005. Recuperado de, http://www.psiquiatria.com/bibliopsiquis/handle/10401/941

 

Gómez, C. Modelo de intervención sistémico ecológico. Tercer documento de trabajo. Unidad de Servicios de Rehabilitación Integral – SERH. Escuela de Rehabilitación Humana de la Universidad del Valle. Cali, 2003.

 

Lund, N. & Duchan, J. Assessing Children’s Language in Naturalistic Contexts. Third edition. New York: Prentice Hall College. 1992

 

OMS. Clasificación Internacional del Funcionamiento, de la Discapacidad y de la Salud. Ginebra. 2001.

http://www.aspace.org/aspacenet/images/doc/cif_2001.pdf

 

Serrano, V. Salud y medicina holística e integrativa. VII congreso Nacional de ciencias. Exploraciones fuera y dentro del aula. Costa Rica, 2005. Recuperado de: http://www.cientec.or.cr/exploraciones/ponenciaspdf/VladimirCarazo.pdf

 

Citar este documento como: Bernal, P., Figueroa, K. & Suárez, S. Aportes del paradigma sistémico - ecológico  a la disciplina fonoaudiológica. Documento de trabajo. Asignatura Fundamentos Fonoaudiológicos. Programa Académico de Fonoaudiología de la Universidad del Valle. Cali: periodo febrero - julio de 2012.

 

  

APORTES PARADIGMA SISTÉMICO-ECOLÓGICO
APORTES DEL PARADIGMA SISTÉMICO.pdf
Documento Adobe Acrobat [162.9 KB]
Descarga