Psicogenético

APORTES DEL PARADIGMA PSICOGENÉTICO A LA DISCIPLINA FONOAUDIOLÓGICA

 

Elaborado por: José Miguel Calero, Diana Candamil y Dayan Fajardo

 

En este apartado se evidencian los aportes del paradigma psicogenético, planteado principalmente por Jean Piaget, a la disciplina fonoaudiológica. Por esta razón, nos aproximaremos al objeto de estudio de este paradigma, sus supuestos teóricos y metodológicos, sus implicaciones en la educación, así como sus repercusiones en el quehacer fonoaudiológico.  

 

OBJETO DE ESTUDIO

El objeto de estudio del paradigma psicogenético de Piaget es fundamentalmente el proceso de construcción del conocimiento en su sentido epistémico,  teniendo en cuenta las categorías del pensamiento, construcción y validez; es decir,  según  este paradigma el conocimiento se ve desde una perspectiva genética y no de una forma estática como se había definido por diversos filósofos a lo largo de la historia; Piaget observa el proceso de transformación y el devenir del conocimiento evolutivo desde una perspectiva diacrónica. En general, se observa el desarrollo del conocimiento  desde la historia  y  la ontogenética para contar con una visión más global del problema (Hernández, 1998).

 

SUPUESTOS TEÓRICOS Y METODOLÓGICOS

Los fundamentos epistemológicos del paradigma psicogenético son tres corrientes de pensamiento muy relevantes en el siglo XX: el constructivismo, el interaccionismo y el relativismo. El constructivismo plantea que el conocimiento no se presenta como una copia de la realidad, sino como una construcción de la misma. El interaccionismo indica que el conocimiento del mundo no puede llevarse a cabo únicamente por la acción del sujeto (S), sino que requiere de la relación indisoluble con el objeto (O). Por su parte, el relativismo considera que el proceso de construcción es único, porque cada sujeto tiene un propósito distinto.

 

Respecto sus supuestos teóricos, el paradigma psicogenético afirma que el sujeto, al actuar sobre el objeto, lleva a cabo un proceso de transformación en doble vía: transforma al objeto a la vez que construye sus propias estructuras interpretativas. Para realizar este proceso de construcción, el sujeto requiere de estructuras de acción o formación de esquemas. Los esquemas son concebidos por Piaget (1975) como unidades de organización que son los pilares del sistema cognitivo; las interacciones del sujeto con la realidad son reguladas por dichos esquemas que funcionan a manera de marcos asimiladores a los cuales se  incorpora  nueva información.

 

En el proceso cognitivo  intervienen dos esquemas fundamentales: la organización y la adaptación; el primer esquema mencionado se identifica por tres funciones básicas: una función de conservación que permita al sujeto mantener parcialmente ciertas estructuras; una tendencia asimilativa que tiende a incorporar elementos variables que ayudan a enriquecer los esquemas del sujeto: una propensión hacia la diferenciación y la integración, la cual implica que las estructuras tienden a diferenciarse, coordinarse y relacionarse entre sí para responder adecuadamente a las demandas del exterior.

 

Por otra parte, el segundo esquema, la adaptación, se define como “una tendencia activa de ajuste hacia el medio la cual supone dos procesos que están estrechamente ligados entre sí,  la asimilación y la acomodación” (Hernández, 1998, p. 179).  Cada vez que existe algún tipo de relación entre el objeto y el sujeto, por más simple que esta sea, se produce un acto de significación, interpretando la realidad mediante los esquemas, entendiendo así la asimilación como la integración de los elementos exteriores a las estructuras del organismos, y la acomodación como el procesos de ajuste de las propias estructuras individuales a las demandas del objeto. Estos procesos interactúan constantemente debido a la necesidad de equilibración del organismo, constituyéndose en los elementos fundamentales para la construcción del conocimiento.

 

En relación con las prescripciones metodológicas de este paradigma, se puede encontrar que el mismo Piaget (citado por Hernández, 1998) planteaba tres métodos básicos: un método histórico – crítico que se encarga de analizar el pensamiento colectivo de cierta época; un método de análisis formalizante que reflexiona y analiza los conocimientos construidos, con el fin de buscar valores axiológicos; un método psicogenético que se aplica a las construcciones individuales y que pretende identificar el origen de la construcción del conocimiento. Aunque estos fueron los métodos descritos por Piaget, el desarrollo del paradigma psicogenético y sus influencias más importantes estuvieron determinadas por el método clínico – crítico, un método de aplicación individual y flexible en el que el examinador interroga exhaustivamente al sujeto para poder identificar cuáles son sus nociones construidas. Un ejemplo clásico de este método es el interrogatorio sobre la conservación de la materia.

 

IMPLICACIONES EDUCATIVAS

 

Piaget se dedicó sobre todo a disciplinas como la biología, la psicología, la filosofía, etc., ya que él se inclinaba más por cuestiones epistemológicas y en menor medida a los asuntos y problemáticas de la educación, sin olvidar que  fue él el que inició la construcción de la epistemología genética en un contexto propicio para la reflexión pedagógica; por lo tanto, se puede decir que Piaget no abordó de lleno las cuestiones educativas, pero dejó algunos escritos sobre educación en los que deja plasmada su posición y experiencia respecto al ámbito educativo en el que trabajó durante la década de 1930.

 

De sus obras de índole educativa se pueden extraer algunas ideas sobre su filosofía y su concepción de la educación, siendo estas muy cercanas a las posturas apoyadas por algunas ramas de la escuela activa, dando así espacio para algunos planteamientos y posturas que se han puesto en marcha en varios ámbitos educativos como: educación preescolar, primaria, media, superior, etc. y en algunos campos del conocimiento como: lengua escrita, ciencias sociales, naturales, etc.

 

Respecto a la concepción de enseñanza, Piaget no retoma específicamente este concepto, pero sí habla de las actividades del docente que ayudan en la asimilación de los aprendizajes escolares. Los supuestos piagetianos se han traducido en que los sujetos deben ponerse en interacción con los objetos desde sus primeros momentos de vida, de la manera más natural posible.

 

En relación con la noción de aprendizaje, Piaget distingue entre el aprendizaje en sentido estricto (información puntual) y el aprendizaje en sentido global (desarrollo). Para este autor, el primero depende del segundo, aunque también lo potencia. Al  concebir el aprendizaje como un proceso central, la concepción de estudiante es la de un constructor activo de conocimiento y reconstructor de los diferentes contenidos escolares a los que se enfrenta. El maestro también es un sujeto activo, pero no tiene tanto protagonismo como el estudiante.

 

 

IMPLICACIONES DEL PARADIGMA    PSICOGENÉTICO EN LA FUNDAMENTACIÓN DEL QUEHACER FONOAUDIOLÓGICO

 

Teniendo en cuenta  los objetivos de la educación planteados por Piaget, aplicados a la Fonoaudiología, y específicamente a la terapia, se plantea lo siguiente:

 

Una intervención basada en el paradigma psicogenético  debe favorecer y potenciar el desarrollo y la evolución del  usuario de manera general, no solamente centrados en las patologías; esto con el fin de lograr una visión global del problema para posteriormente promover ciertas estructuras operatorias determinantes; es claro que el usuario se considera como un sujeto activo que hace parte de su terapia y es capaz de construir y aportar a su mejoramiento, es por esto que la terapia se desarrolla de una forma bidireccional entre el usuario y el terapeuta.

 

En cuanto a la función del terapeuta, es a grandes rasgos favorecer el diálogo y el intercambio de puntos de vista ante ciertos problemas o situaciones, además de aportar al usuario  la información necesaria para apoyarlo en la actividad terapéutica, ampliando por ejemplo, sus nociones de prevención y promoción y cambiando su idea frente a la salud.

 

Usando como referencia las teorías piagetianas se fueron generando cambios importantes a lo largo de la historia de la  fonoaudiología, especialmente en las formas de entender la adquisición del lenguaje como  un proceso de conocimiento en constante devenir y en otorgar al sujeto un papel activo; también se empezó a hacer énfasis en la relación entre el sujeto y el objeto (mundo físico) y en actividades de resolución de problemas.

 

Finalmente,  se puede concluir que según este paradigma,  la terapia es hoy en día, como se ha mencionado anteriormente, un intercambio bidireccional  que  se va construyendo con aportes mutuos entre el usuario y el terapeuta, relación  en la cual se pone  gran  atención no solo a la patología o a los resultados, sino a todo el proceso y a su desarrollo, ya que la terapia se da como una construcción a través del tiempo.

 

 

REFERENCIAS

 

Hernández, G. Paradigmas en Psicología de la Educación. Buenos Aires: Paidós, 1998.

 

Piaget, J. Seis estudios de psicología. Barcelona: Seix Barral, S.A, 1975.

 

 

Citar este documento como: Calero, J., Candamil, D. & Fajardo, D. Aportes del paradigma psicogenético a la disciplina fonoaudiológica. Documento de trabajo. Asignatura Fundamentos Fonoaudiológicos. Programa Académico de Fonoaudiología de la Universidad del Valle. Cali: periodo febrero - julio de 2012.

 

 

APORTES PARADIGMA PSICOGENÉTICO
APORTES DEL PARADIGMA PSICOGENÉTICO A LA
Documento Adobe Acrobat 138.5 KB