Historia y panorama actual en Colombia

HISTORIA Y PANORAMA ACTUAL DE LA FONOAUDIOLOGÍA EN COLOMBIA

 

Elaborado por: Valery Arce, Karen Banguera y Yuliana Velasco

 

Este texto tiene como propósito fundamental describir y analizar los sucesos más representativos de la historia de la Fonoaudiología en Colombia y algunos elementos de su panorama actual. Podremos identificar que no existe mucha literatura al respecto, y no solo referente al aspecto histórico, sino a esta disciplina en general en Colombia y en países vecinos.

 

En este texto revisaremos la concepción de discapacidad planteada en la legislación colombiana, puesto que este es un aspecto fundamental para comprender el objeto de estudio de la Fonoaudiología; la historia de esta disciplina; el panorama actual, que incluye formación académica e investigación.

 

CONCEPCIÓN DE DISCAPACIDAD

 

Para hablar de la Fonoaudiología en Colombia, es necesario aclarar de forma breve la visión que se tiene en nuestro país acerca de la discapacidad, los derechos, deberes y beneficios a los que pueden acceder las personas en esta condición.

 

El estado a través de la Constitución Política de 1991, reconoce la discapacidad como una realidad social que demanda voluntad política, estipulando políticas que orientan los recursos y las funciones del sistema de salud, educación, trabajo y comunicación relacionados con la discapacidad y la rehabilitación; creando bases legales que promueven conciencia social sobre la discapacidad, propiciando una mejor calidad de vida a las personas en condición de discapacidad,  al hablar de derechos y deberes, dignidad, inversión social y participación en la sociedad.

 

Es un avance que el estado reconozca la discapacidad como una realidad social que necesita de inversión, derechos, igualdad, dignidad, etc., y que haya estipulado leyes para asegurar eso. Pero en la actualidad, en nuestro país, el sistema de salud para las personas con discapacidad presenta muchas falencias, se siguen vulnerando los derechos de los usuarios, incluso muchas de estas no tienen acceso al sistema  de salud. No hay políticas que garanticen un cien por ciento el cubrimiento de sus necesidades, no se les brinda una información necesaria frente a sus derechos y predomina la discriminación. De igual manera, el trabajo de los profesionales de rehabilitación aún no tiene el impacto esperado, pues siguen circundando representaciones sociales excluyentes en relación con la discapacidad.

 

Esta noción de discapacidad es importante para la Fonoaudiología, en la medida en que su objeto de estudio se relaciona con la comunicación y sus discapacidades. De esta manera, si se entiende la discapacidad en términos únicamente de deficiencia, el campo del acción del fonoaudiólogo se ve reducido a la intervención individual y en espacios como el consultorio, mientras que si se tiene una visión más social de la discapacidad, tal como la plantea la CIF (OMS, 2001), la acción fonoaudiológica trasciende a otras poblaciones, otros contextos y otras áreas.

 

HISTORIA DE LA FONOAUDIOLOGÍA EN COLOMBIA

 

De acuerdo con Cuervo (1998) La formación académica de la Fonoaudiología empezó en 1966 en la Universidad Nacional de Colombia y en la Escuela Colombiana de Rehabilitación. Estos dos  programas académicos fueron creados y dirigidos por médicos fisiatras y foniatras durante 10 años. En sus comienzos los docentes fueron extranjeros y de distintas disciplinas, tales como: educadores especiales, médicos ortopedistas y fonoaudiólogas. El título era de nivel técnico con duración de tres años y los solían llamar “paramédicos”, por lo que estaban sujetos a las prescripciones y orden de los médicos fisiatras o foniatras.

 

En 1969, los pocos egresados de las carreras de Fonoaudiología y Terapia del Lenguaje, crearon la Asociación Colombiana de Fonoaudiología y Terapia del Lenguaje (ACFTL) para fomentar el desarrollo de la profesión.

 

En 1976, las docentes de los programas de terapia del lenguaje, terapia ocupacional y terapia física de la Universidad Nacional de Colombia, consiguieron subir el título de técnico al de profesional, se añadió un semestre más en el desarrollo académico y se inició el requisito de un trabajo investigativo para poder graduarse, con el cual se quiso mejorar el nivel académico.

 

El tercer programa de formación fonoaudiológica en el país se inició en el año 1977, en la Universidad Católica de Manizales, dando el título de Fonoaudiólogo, y con esto se fue fomentando el nombre de Fonoaudiología para las demás carreras que se construyeron en el resto del país.

 

En 1978, los profesores de los programas de terapia física, terapia ocupacional y terapia del lenguaje de la Universidad Nacional nombraron como directora de estos tres programas a una profesional de alguna de estas áreas, en lugar de un médico fisiatra, lo cual contribuyó a que se independizaran de la Escuela de Medicina, para crear su propio departamento: Departamento Médico de Rehabilitación.

 

En el Acuerdo No 15 de 1980 fueron plasmados los requisitos mínimos para la creación y el funcionamiento de los programas de Fonoaudiología en las diferentes universidades: la definición de la profesión; la especificación de las funciones del terapista del lenguaje o fonoaudiólogo; los objetivos de la formación de este profesional; y los requisitos básicos para la creación de programas académicos. Esta iniciativa fue propuesta por el Ministerio de Salud, a través del Consejo Nacional de Formación de Recursos Humanos en Salud.

 

En 1993 el ICFES citó a representantes de ciertas universidades y a la presidenta de la ACFTL con el fin de establecer los requisitos mínimos que deberían orientar los programas de Fonoaudiología en el país. Se planteó que el plan académico  debía estar compuesto de cuatro áreas de formación: social humanística; científica general; científica especifica; e investigativa.

 

En 1994, el Consejo Superior Universitario decidió unificar la denominación de los egresados de rehabilitación que se encargaban de trabajar los problemas de comunicación. Hasta ese momento coexistían las denominaciones “Terapia del lenguaje” y “Fonoaudiología”, que correspondían a las distintas influencias de los otros países en la formación de las universidades colombianas. La primera denominación tenía una influencia estadounidense, mientras que la segunda corresponde a la influencia de otros países de América Latina, como Argentina y México, los que a su vez habían retomado los planteamientos europeos. Se consideró que el término “Fonoaudiología” era más cercano a la descripción del ejercicio profesional de ese momento.

 

En 1997 se retomó el proyecto del ICFES y se introdujo el propósito en términos de actualización curricular de los programas de Fonoaudiología, Terapia Ocupacional y Fisioterapia. De este proyecto se pudo concretar en el documento “Requisitos para la Creación y Funcionamiento de los programas de pregrado en Fonoaudiología”, publicado en junio de 1998 con los criterios en torno a la definición de la profesión, su duración y titulación, el perfil del egresado, el plan de formación, el plan de estudios, el modelo pedagógico, los recursos, entre otros aspectos.

 

En ese mismo año, gracias a la gestión que realizo la ACFTL, se creó la Ley 376 de 1997, la cual define la Fonoaudiología como una profesión de nivel superior universitario, independiente, autónoma y con carácter científico. Sus integrantes se interesan por ejercer la academia y prestar los servicios que se relacionan con su objeto de estudio, que son el bienestar de la comunicación humana y sus procesos comunicativos, desordenes del lenguaje, habla y audición.

En esta ley se estipula las áreas y los campos de trabajo en el cual se desempeña la Fonoaudiología, los mecanismos, y requisitos necesarios para la inscripción y el registro de los fonoaudiólogos. Se caracteriza la práctica inadecuada e ilegal de esta, pronostica el servicio social obligatorio y establece que el fonoaudiólogo debe ser tratado como una persona de nivel profesional. Permitió que la Fonoaudiología ganara fuerza y estatus al considerarla legalmente como una profesión autónoma y de nivel superior universitario con carácter científico, y al ordenar que el fonoaudiólogo deba ser tratado como un profesional independiente. Además, con una normativa específica sobre el ejercicio profesional, se generaron también otras oportunidades de agremiación y de regulación, como el código ético de Fonoaudiología.

 

A causa de las demoras para que la disciplina de Fonoaudiología estableciera los requisitos y criterios en torno a la formación, se pudo observar que hubo un retardo en impulsar y difundir la disciplina en todo el país.

 

La Asociación Colombiana de Facultades de Fonoaudiología (ASOFON), surgió en 1999, debido al interés de decanos y directores por promover la inclusión de la educación superior en Fonoaudiología en el país.

 

El ICFES expidió el Decreto 917 de 2001, en el que determinó los requisitos mínimos para la creación de programas académicos del área de la salud, así como su proceso de verificación, requisito indispensable otorgado por el Ministerio de Educación Nacional para el funcionamiento de todos los programas de formación personal en el país.

 

En el 2003, para poder ejercer la profesión de Fonoaudiología   el país se exigió la tarjeta profesional y la inscripción en el Registro Único Nacional (RUN), procesos a cargo de la ACFTL.

 

En la década de los 90 se fueron consolidando los programas de postgrado y especializaciones en las áreas de educación de las personas sordas, audiología diagnóstica, desarrollo del lenguaje y su patología, y procesos del habla y sus discapacidades. Con estas especializaciones se empezó a ver que en la esfera laboral de la Fonoaudiología los profesionales se dedican exclusivamente a trabajar en uno de los campos mencionados anteriormente, como se puede observar en disciplinas como la medicina donde existen gran variedad de postgrados, especializaciones y maestrías. En la actualidad, nuestro país cuenta con muy  pocos programas de postgrado propios de la carrera (especializaciones en audiología), aunque hay ofertas de otras áreas como Psicología, Lingüística, Pedagogía, Ciencias Básicas, Administración en Salud, Salud Ocupacional, etc.

 

DESARROLLO ACADÉMICO ACTUAL

 

La reforma tomada en la Universidad del Estado influyó en que la Fonoaudiología definiera claramente sus áreas de actuación: lenguaje, habla y audición. Con esto ya claro se empezó a clasificar e indagar por  los procesos psicobiológicos de la comunicación humana y sus respectivos  desórdenes: desórdenes del lenguaje; desórdenes del habla; y desórdenes de la comunicación asociados a la audición. También se empezó a interesar y reconocer al lenguaje como un recurso de suma importancia al momento de la comunicación y la interacción social y como el más importante recurso para llevar a cabo procesos de aprendizaje en la escuela, esto llevaba al fonoaudiólogo a jugar un papel indispensable en el campo de la educación, porque podía medir niveles cognoscitivos en los usuarios y ayudar con su experticia en el desarrollo intelectual de los otros (Martínez, 2006).

 

De acuerdo con Cuervo (1999), en los subdominios de estudio de la Fonoaudiología, se identificaron las principales  áreas de interés:

 

  • el estudio básico de los procesos del lenguaje, del habla (voz, articulación, fluidez) y de la audición.  
  • el estudio del desarrollo del habla normal y alterada
  • el estudio del desarrollo del lenguaje normal y alterado
  • el estudio de las formas en que las deficiencias auditivas alteran el desarrollo y el desempeño comunicativos
  • el estudio de la comunicación normal y alterada como atributo del hombre adulto
  • el estudio de la relación entre el lenguaje, el alfabetismo y los procesos cognoscitivos que fundamentan el aprendizaje escolar.   

 

La Universidad Nacional actualizó su pensum de formación académica para Fonoaudiología el cual promueve en los profesionales el ejercicio por el bienestar comunicativo de las personas, este incluía 5 aspectos: prevención; evaluación-diagnóstico; intervención terapéutica; consejería / asesoría; y administración / investigación. Estas acciones se ejecutan al momento de prestar un servicio a usuarios que presentan alguna deficiencia en lenguaje, habla o audición  o que están en riesgo de presentarla.

 

El hecho de que cada vez la Fonoaudiología se enfocara en un ambiente más social ayudaba a que los que estaban llevando el proceso de formación en esta, se interesaran más en el bienestar de la gente, en que pudieran tener una comunicación satisfactoria y con esta elevar su calidad de vida, ya que antes se podría decir, solo se fomentaba la intervención desde un aspecto clínico en el cual la terapia se reducía a un espacio concreto donde estuvieran el fonoaudiólogo y el usuario. Ahora, con el proceso académico que llevan las universidades colombianas, se fomenta una relación fonoaudiólogo-usuario más interpersonal, porque el fonoaudiólogo al momento de la evaluación debe fijarse en todos los aspectos que podrían estar afectando la efectiva comunicación de la persona y así tratar de modificarlos para que el usuario pueda alcanzar su plenitud.

 

Otro aspecto importante de revisar en relación con el desarrollo académico en nuestro país, es la cantidad y la calidad de los programas de formación profesional. De acuerdo con el SNIES (Sistema Nacional de Información de la Educación Superior en Colombia, 2012), existen en la actualidad 25 programas de formación en Fonoaudiología, todos en el nivel profesional, ofrecidos por universidades públicas y por universidades e instituciones educativas del sector privado. Estos son:

Corporación Universitaria de Santander

Bucaramanga / Cúcuta 

Privada 

Activo

 

Corporación Universitaria

Iberoamericana 

Bogotá D.C.

Privada

Activo

 

Fundación Escuela Colombiana de Rehabilitación

Bogotá D.C.

Privada

Activo

 

Universidad Católica de Manizales

Manizales

Privada

Inactivo

 

Universidad de Pamplona

Pamplona

Oficial

Activo

 

Universidad de Sucre

Montería

Oficial

Activo

 

Universidad del Cauca

Popayán

Oficial

Activo

 

Universidad del Rosario

Bogotá D.C.

Privada

Activo

 

Universidad del Valle

Santiago de Cali

Oficial

Activo

 

Universidad Manuela Beltrán

Bogotá D.C. / Bucaramanga

Privada

Activo

 

Universidad María Cano

Medellín

Privada

Activo

 

Universidad Metropolitana

Barranquilla

Privada

Activo

 

Universidad Nacional de Colombia

Bogotá D.C.

Oficial

Activo

 

Universidad Santiago de Cali

Santiago de Cali / Palmira

Privada

Activo

 

Fundación Universitaria María Cano

Bogotá D.C.

Privada

Inactivo

Corporación Universitaria Regional del Caribe

Cartagena

Privada

Inactivo

Corporación Universitaria Regional del Caribe

Sincelejo

Privada

Inactivo

Fundación Universitaria María Cano

Medellín

Privada

Activo

Universidad del Santander

Bucaramanga

Privada

Activo

Universidad del Sinú

Montería

Privada

Inactivo

Fundación Universitaria María Cano

Bogotá D.C.

Privada

Inactivo

Universidad Católica de Manizales

Chinchiná

Privada

Inactivo

Universidad de San Buenaventura

Cartagena

Privada

Activo

Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario

Bogotá D.C.

Privada

Activo

 

Tabla 1. Distribución de programas según institución, ciudad sede, carácter y estadoactual (Sistema Nacional de Información de la Educación Superior en Colombia, 2012)

 

De estos 25 programas, 17 se encuentran activos y tienen registro calificado; este registro certifica que los programas cuentan con los requisitos mínimos de formación en relación con estructura, plan de estudios, planta docente, permisos legales, etc. De estos 17, tan solo 3 cuentan con acreditación de alta calidad. La acreditación de alta calidad es un proceso voluntario que siguen los programas, en el que evidencian que superan los requisitos mínimos solicitados por el Ministerios de Educación Nacional.

 

Martínez (2006), en relación con la formación académica indica que los programas académicos de Fonoaudiología tienen una duración entre 8 y 10 semestres, con un total de créditos entre 149 y 185 créditos. Las áreas de formación comunes son:

 

1. Área básica-científica: con asignaturas como biología, química o bioquímica, física, biofísica y física acústica, anatomía, morfología, fisiología, matemática, neurociencias y patología.

 

2. Área social humanística: psicología general, evolutiva y del aprendizaje, ética, psicopatología, psicolingüística, lingüística general y aplicada, fonética y fonología, semántica y sintaxis, modelos lingüísticos y comunicativos, variaciones lingüísticas, socioantropología  y otros.

 

3. Área investigativa: bioestadística, epidemiología, epistemología, psicometría, metodología de la investigación, trabajo de investigación. Se exige como requisito para graduarse cualquiera de estas 3 opciones: el desarrollo de un trabajo de investigación formulado por el estudiante, asesorado por un docente del programa; la participación como asistente en un proyecto de investigación formulado por un docente del programa; o una pasantía de investigación que permite al estudiante vincularse a un proyecto de investigación formulado y desarrollado por una institución externa a la universidad con la cual se tiene convenio.

 

4. Componente disciplinar-profesional. Incluye las áreas de formación específica de la Fonoaudiología: el lenguaje, la audición, el habla-voz y los asuntos profesionales.

 

Respecto a los programas de postgrado, como se había mencionado, hay poco desarrollo, pues en la actualidad se encuentran vigentes apenas dos especializaciones y corresponden al campo de la audiología. Existen otras alternativas en otras disciplinas y también en otros países, pero la poca formación postgradual es un desafío de la Fonoaudiología en nuestro país. De igual manera, y muy relacionado con la formación de postgrado, encontramos que las publicaciones científicas sobre la disciplina son muy escasas. De hecho, aunque existen varias publicaciones, no todas corresponden con los criterios de indexación de Colciencias en las primeras categorías; asunto que pone a los fonoaudiólogos investigadores en desventaja en relación con los de otras disciplinas cercanas como la Medicina, la Psicología o la Pedagogía. A nivel de América Latina (Cuervo, 1999 y Martínez & Cols., 2006)  también es evidente la poca productividad científica, exceptuando a Brasil.

 

ANÁLISIS DE LAS DISCIPLINAS Y PARADIGMAS INFLUYENTES EN LA FONOAUDIOLOGÍA EN COLOMBIA

 

Teniendo en cuenta que en los inicios de la Fonoaudiología en Colombia esta fue formada como una disciplina paramédica y dirigida por médicos, (foniatras, fisiatras, ortopedistas) y educadores especiales, se puede considerar que su naturaleza es interdisciplinar, ya que los conocimientos fueron aportados desde las ciencias médicas, y pedagógicas que después fueron adoptados como propios, y con el paso del tiempo se fueron añadiendo ciencias como la Psicología, la Lingüística, entre otras.  Para ver un análisis detallado de las áreas de conocimiento y disciplinas influyentes en la Fonoaudiología en el momento actual, puede consultarse el texto de May, Montoya y Prado (2012).

En los inicios de la Fonoaudiología el paradigma que predominaba en la enseñanza era el biomédico (OMS, 2001), puesto que esta disciplina estaba plenamente ligada a la medicina por funciones paramédicas y era por medio de los modelos predominantes de ese campo que se formaba integralmente al fonoaudiólogo. Se dice que la Fonoaudiología estaba sujeta a la medicina, ya que en ese tiempo que inició se concentraba solamente en identificar y describir las diferentes patologías con sus respectivas causas y el tratamiento que se puede realizar en cada una de ellas.


Se puede afirmar también, que a medida que hemos avanzado y la Fonoaudiología ha evolucionado, se han realizado varios aportes desde las distintas disciplinas que la nutren y se han incrementado los conocimientos referentes a esta carrera, asunto que permitió la consolidación e independización. Por lo tanto, el paradigma biomédico se ha ido relegando un poco para permitir que paradigmas más sociales entren a predominar en la disciplina fonoaudiológica, puesto que los planteamientos que manejan estos tienen más coherencia con las propuestas planteadas en la CIF (OMS, 2001), entre las que se encuentra o
frecer un marco de referencia conceptual para la información que pueda ser aplicable a la atención médica personal, incluyendo la prevención, la promoción de la salud y la mejora de la participación, eliminando o aminorando los obstáculos sociales y promoviendo el desarrollo de soportes sociales y elementos facilitadores.

 

CONCLUSIONES

Como ya lo mencionamos anteriormente, la búsqueda de información respecto a la Fonoaudiología en el país resulta compleja y de difícil acceso ya que la bibliografía es poca, aunque se encuentran textos que proporcionan un panorama detallado, como el de Cuervo (1999).

La revisión histórica de la Fonoaudiología en nuestro país nos permite evidenciar su naturaleza interdisciplinar, que puede tomarse como un desafío o como una riqueza, dependiendo de la óptica del observador. No obstante, un asunto que aún continúa afectando de manera negativa el desarrollo de la profesión a nivel nacional e internacional es la falta de unificación de la identidad disciplinar, puesto que existen diversas denominaciones y esto no corresponde a un problema estrictamente lexical, sino que detrás de estas denominaciones se configuran objetos de estudio distintos o formas de representarse la comunicación y sus discapacidades.

También hemos mencionado como desafíos la escasez de programas de postgrado y las publicaciones científicas, aunque el interés investigativo en la profesión ha venido creciendo en los últimos años con la realización de encuentros de estudiantes y docentes y con la consolidación de grupos de investigación.

Actualmente los campos de acción de la Fonoaudiología se han ido ampliando y caracterizando por ser diversos como los son la salud (servicios de salud pública, centros de rehabilitación, clínicas), educación (prevención evaluación y tratamiento de variaciones de la comunicación en niños pre-escolares y escolares, profesional de apoyo en instituciones o docente especial), ocupacional (bienestar y salud comunicativa, prevención,  control y tratamiento de enfermedades o accidentes de trabajadores que afecten su comunicación), artística o estética ( adecuar el uso de habla y voz con personas que trabajan en los medios de comunicación, cantantes, actores, locutores, personas del común) comunitaria (promoción  y prevención de factores que afecten la salud comunicativa en una comunidad).

Debido a que en la Fonoaudiología han influido distintos paradigmas, es regida por diferentes  enfoques y hay una gran diversidad en sus campos de acción,  los programas académicos de Fonoaudiología no son indiferentes a este hecho y se caracterizan por tener cada uno un énfasis que domine en su formación y áreas de desempeño.

La profesión de Fonoaudiología específicamente en Colombia ha tenido avances importantes desde el momento de su formación, pues ha alcanzado un nivel profesional o universitario después de ser una carrera técnica o tecnológica. También se puede observar que el fonoaudiólogo ha adquirido el respeto por el resto de profesionales de la salud, debido a que no pueden interferir en la evaluación, diagnóstico e intervención que dé el fonoaudiólogo, amparado en la Ley 376 de 1997. Esta situación es positiva si se compara el desarrollo con otros países de América Latina como Perú, Venezuela o Bolivia, en los que la Fonoaudiología constituye una carrera técnica y dependiente de otros profesionales.

 

REFERENCIAS


Cuervo, C. La Profesión de Fonoaudiología: Colombia en Perspectiva Internacional. Universidad Nacional. Santafé de Bogotá, 1999. Recuperado de:       

http://www.bdigital.unal.edu.co/2344/2/clemenciacuervoecheverri.1998.pdf

 

Ley 376 de 1997. Reglamentación de la profesión de Fonoaudiología en Colombia. Recuperado de:

http://www.mineducacion.gov.co/1621/articles-105005_archivo_pdf.pdf

 

Martínez, L. Historia y estado actual de la Fonoaudiología en Colombia. Ponencia en Seminario Internacional: Formación e investigación en Fonoaudiología en Iberoamérica. Chile: Universidad de Talca. Marzo 31 y  abril 1 de 2006. Recuperado de:

http://mtl.fonoaud.utalca.cl/docs/abril_2006/Fonoaudiologia_Colombia_1.pdf

 

Martínez, L. & cols. La logopedia en Iberoamérica. En Actas del XXV Congreso de Logopedia, Foniatría y Audiología. Granada, España, junio 2006. Recuperado de:

http://www.sld.cu/galerias/pdf/sitios/rehabilitacion-logo/historia_en_iberoamerica.pdf

 

Ministerio de Educación Nacional. Sistema Nacional de Información de la Educación Superior. 2012. Recuperado de: http://www.mineducacion.gov.co/sistemasdeinformacion/1735/w3-article-212396.html

OMS. Clasificación Internacional del Funcionamiento, de la Discapacidad y de la Salud. Ginebra. 2001. Recuperado de: http://www.aspace.org/aspacenet/images/doc/cif_2001.pdf

 

Citar este documento como: Arce, V., Banguera, K. & Velasco, Y. Historia y panorama actual de la Fonoaudiología en Colombia. Documento de trabajo. Asignatura Fundamentos Fonoaudiológicos. Programa Académico de Fonoaudiología de la Universidad del Valle. Cali: periodo febrero - julio de 2012.

 

INTRO PANORAMA
INTRO PANORAMA ACTUAL.pdf
Documento Adobe Acrobat 4.7 KB
HISTORIA Y PANORAMA
HISTORIA Y PANORAMA ACTUAL COLOMBIA.pdf
Documento Adobe Acrobat 192.2 KB