Edad moderna

HISTORIA DE LA FONOAUDIOLOGÍA EN LA EDAD MODERNA

 

Elaborado por: Lizeth Betancourt y Lizeth Rodríguez

 

Este trabajo tiene como objetivo describir los antecedentes de la Fonoaudiología en la Edad Moderna, a partir de los sucesos más relevantes en áreas como la medicina, la retórica y la educación, así como a través del análisis de la concepción de discapacidad predominante en la época.

 

Antes de revisar estos aportes específicos, es preciso resaltar que la Edad Moderna comprende los años transcurridos entre 1400 y 1700 dC. Coincide tradicionalmente con la época denominada Renacimiento. Durante la edad moderna, se puede decir que la Fonoaudiología empieza a nutrirse a partir del cambio de cosmovisión, en donde el pensamiento se comienza a separar de Dios y la religión para abordar el mundo material, centrándose más en la emocionalidad y en las actividades humanas. Se empiezan a releer los antiguos textos griegos, lo que sirve como inspiración del nuevo mundo moderno y renaciente (Duchan, 2011).

 

Aunque durante esta época se gesta el movimiento humanista, y las actividades relacionadas con la rehabilitación de los procesos comunicativos intentan incursionar en esta corriente, sus procedimientos siguen partiendo y ejecutándose desde una visión biomédica, pues se buscaba encontrar las causas de los problemas en el interior del individuo, enfocándose principalmente en sus aspectos biológicos.

 

Para comprender la importancia de esta época, cabe destacar:

 

  • El papel de la pintura, la escultura y la arquitectura que avanzan de la religión hacia las emociones y las actividades de los seres humanos.
  • Hacia el año 1517, Martín Lutero inicia la reforma protestante, de este hecho se inicia un guerra de aproximadamente 131 años entre los seguidores católicos y protestantes.   
  • Sir Francis Bacon, padre de la ciencia experimental, establece los principios de la inducción.
  • Nicolás Copérnico descubre que el sol es el centro del sistema solar.
  • René Descartes ayuda a formar la escuela racionalista del pensamiento.   
  • William Harvey descubre el proceso de circulación sanguínea.
  • Jhon Locke desarrolla la teoría de la tabula rasa y fue figura fundamental en la escuela empirista.
  • Ambroise Paré logra grandes avances en la cirugía.
  • Robert Hooke descubre y nombra la célula.

 

Estos aspectos evidencian un nuevo impulso a la sociedad, orientada hacia el avance científico y hacia una visión antropocéntrica.

 

Medicina

 

Al iniciar el siglo XVII, la medicina sigue la tradición de las teorías del humor y ventriculares, corrientes hipocráticas y galenas, pero esto comienza a transformarse gracias a los descubrimientos en materia de anatomía y neurología que realizan personajes como Andrés Vesalio y Leonardo da Vinci. Los procesos de disección permiten avanzar hacia concepciones más reales del cuerpo humano y con ello un tratamiento clínico de las patologías. Por ejemplo, William Harvey descubre la circulación sanguínea y esto permite que los accidentes cerebrovasculares o apoplejías dejen de ser entendidas como una obstrucción del flujo de los espíritus animales en el cuerpo para pasar a ser reinterpretados como consecuencia de una obstrucción cardiovascular.

 

Durante esta época se realizan estudios de casos de personas con trastornos de la comunicación, especialmente de los tipos de afasia; hay registro del médico prusiano Johannes Schmidt, que 1673 informó sobre su paciente Nicolás Cambier, quien luego de un “derrame cerebral” perdió algunas facultades para producir el habla y también para comprender la lectura, incluso aquello que él mismo había escrito. Estos registros constituyeron aportes importantes para las clasificaciones posteriores de las afasias y dislexias (Benton & Joynt, 1960; Golkennath, 1984; citados por Duchan, 2011).

 

De igual forma, Jakop Wepfer desarrolla la hipótesis de que los defectos de los “derrames” eran causados por sangrado en el cerebro y en 1727 describió 13 casos de pacientes con trauma craneano y los trastornos del lenguaje; el atribuyó los problemas del lenguaje a la pérdida de memoria (Luzzatt & Whitaker, 1995/1996).

 

Peter Rommer en 1683 publica una descripción detallada de una afasia motora, que describía como una “afonía rara”. La comprensión de su paciente estaba intacta, pero la producción era pobre y no podía emitir órdenes sencillas, pero sí conservaba la capacidad de recordar largos pasajes de la biblia que tenía aprendidos con anterioridad.

 

Hieronymus Mercurialis dedica un capítulo entero de su libro Tratado sobre las enfermedades en los niños (1583)  a los trastornos del habla, basándose en sus predecesores médicos: Aristóteles, Galeno, Hipócrates y Avicena, dividió los problemas del habla en tres tipos de acuerdo a su grado de severidad.

 

  • Ablatio: Mudez, relacionada a menudo con la sordera. 
  • Mogilaloi: Dificultad para hablar.
  • Balbuties: Problemas más leves, aquí se incluyen los trastornos del habla:
    • Ischnophonia: duda al hablar “cuando la palabra no se puede decir de una vez, cuando el hombre o niño se ve obligado a repetir la primera sílaba o alguna otra de una palabra con gran esfuerzo” (Walock, 1977 p, 127, citado por Duchan, 2011)
    • Pselloteta: tendencia del individuo a la supresión u omisión en una sola palabra “cuando un niño omite una sílaba, es decir, cuando es totalmente incapaz de pronunciar una palabra o nombre en su totalidad (Walock 1997, p. 128, citado por Duchan, 2011)
    • Traulotes: “cuando un hombre o un niño no puede producir una r, pero la cambia a l…en esta categoría también se incluye el cambio de canales de t” (Walock, 1997 p. 128, citado por Duchan, 2011)

 

Mercurialis, que seguía la teoría de los humores, atribuía los problemas de habla al frío y humedad en el cerebro y la lengua, por ejemplo, el tartamudeo era tratado de forma tal que se pudiera calentar y secar el cuerpo y evitar que este produjera más humedad; recomienda que los adultos con problemas de habla se abstengan de hacer el amor excesivamente, beber vino con moderación, comer alimentos salados y aromáticos  y no comer dulces, frutos secos y pescado; recomendaba también el ejercicio vocal. Para la tartamudez  sugiere el desarrollo de la autoestima y el fomento de la realización personal, método que llamó “ternor”. También se centró en los órganos articulatorios específicos para determinar la causa y el tratamiento de ciertos problemas en el habla, recomendó que el tratamiento de los problemas se hiciera de forma diferente dependiendo de la causa y condición de salud particular, además el mantenimiento de la salud general del cuerpo como elemento clave en el régimen terapéutico.

 

El abordaje de los trastornos fonoaudiológicos desde la medicina, aunque se trata de realizar de manera particular dependiendo de las características de cada paciente, se evidencia el interés por los órganos específicos y las causas materiales de dichos trastornos; esto da muestras de la importancia del paradigma biomédico (Arredondo, 1992; OMS, 2001) para los desarrollos fonoaudiológicos de la época. Pero esto se podría ver como la base hacia paradigmas más profundos, integradores y holísticos.

 

 

Retórica y oratoria

 

La retórica y la oratoria en los tiempos del renacimiento tuvieron fuerte influencia del movimiento humanista; se comienza a dar importancia al estudio de la antigua retórica y a usar las obras de Cicerón y Quintiliano, desarrollando así una retórica diferente a la de los escolásticos medievales.

 

En la edad moderna los retóricos empezaron a alejarse de los principios de subordinación de la omnipresencia divina para confiarse en el propio derecho de seres humanos con poder, que tienen dignidad y que deben sentirse orgullosos más que miserables.

 

Se otorgó gran importancia al campo de la retórica denominado dialéctica y se clasifica la invención, organización y memoria bajo ella, dando lugar a la tendencia de asociar con las características estilísticas más que con las de contenido.

 

Se empieza a desarrollar un mayor interés por manejar un solo idioma para que el lenguaje sea universal y transparente. Hay esfuerzos en el campo fonológico para crear y descubrir universales lingüísticos y los gestos son considerados como elementos comunicativos universales. El énfasis en los gestos apoya la valoración del lenguaje signado que empieza a constituirse en el medio de comunicación de las personas sordas. El hecho de que en esta época se desee establecer un idioma común para el mundo y descubrir los universales comunicativos, nos muestra la influencia humanística que parte de la emocionalidad humana y la posibilidad de transformar el orden establecido de las cosas. Si el ser humano puede transformar, significa que tiene poder y responsabilidad sobre aquello que hace pero sobre todo sobre aquello que dice y cómo lo dice.

 

Discapacidad

 

En el campo de la discapacidad hay un interés especial por el aprendizaje en las personas sordas. Francis Bacón, quien trabajó por la codificación y clasificación de los elementos de la naturaleza empieza a indagar sobre cómo harían las personas sordas para decodificar la naturaleza si no tenían acceso total a ella a través de los sentidos. Juan Pablo Bonet argumenta que el discurso se les debe enseñar mediante el aprendizaje de los sonidos asociados con las letras y los sonidos del alfabeto (Duchan, 2011). De acuerdo con Gutiérrez (1997), también se destaca el trabajo de Ponce de León, quien crea y sistematiza el arte de enseñar a los mudos, desarrollando tres fases: preparatoria, desmutización progresiva y complementaria.

 

William Holder utiliza la enseñanza visual del lenguaje escrito para enseñar a un estudiante sordo a hablar. Así que le ayuda a “pronunciar” cada letra utilizando un alfabeto de dos manos con las letras ubicadas en diferentes posiciones de la mano. El empezar a enseñar el alfabeto para ser enunciado a través de las manos, lleva a que por ejemplo George Dalgamo afirme que los niños sordos tienen capacidad de aprendizaje normal.

 

Es así, que estas experiencias permiten establecer que las personas eran mudas por falta de acceso al mundo a través de los sentidos y que podían aprender el lenguaje a través de experiencias educativas adecuadas.

 

A través de estos aportes se dan muestras del deseo de lo que hoy denominamos inclusión; puesto que si con las personas “diferentes” se logra acceder al mundo a través de las particularidades de los sentidos, todos podemos caber en él.

 

Educación/Rehabilitación

 

Entre los notables avances en materia educativa de la Europa renacentista está la reforma educativa propuesta por Juan Comenius, quien proponía la educación para todos, promoviendo la educación personalizada y el aprendizaje a través del descubrimiento y no de la memorización. Comenius tuvo interés en la enseñanza de idiomas y se dice que diseñó el primer libro ilustrado para niños.

 

En este periodo hay innovaciones en materia de rehabilitación, especialmente por la alfabetización y enseñanza del habla para niños sordos. Se le atribuye importancia a la intervención temprana y a la provisión de un entorno con un lenguaje consistente para los niños sordos. Se desarrolla la idea de sustituir un sentido por otro para enseñarle a los alumnos sordos a leer y se propone la “academia del silencio”, enseñándose entre otras cosas la lectura de labios y la apreciación musical escuchando las vibraciones a través de los dientes.

 

La manera diferenciada para la enseñanza a los niños “diferentes” que se aborda en esta época da muestras de los aportes del humanismo como visión del mundo y de los desarrollos de la medicina para la comprensión de los procesos vitales y de salud-enfermedad en donde la rehabilitación y habilitación juegan un papel importante para que en el nuevo mundo quepan todas las personas.

 

 

CONCLUSIONES

 

El renacimiento significó un nuevo mundo en el cual se trata de establecer métodos y procedimientos que aporten a la ciencia, basados en la razón a través del descubrimiento de las verdaderas causas de las cosas.

 

El ser humano pasa de ser una simple víctima de la Justicia Divina para ser un habitante del nuevo mundo que decide, piensa y actúa con mayor libertad.

 

Observando los diferentes aportes de esta época para el mundo, podemos dar cuenta de por qué se denomina el “RE-NACIMIENTO” y como visión particular, este niño que sería el mundo aprendió a caminar rápidamente durante esta época.

 

REFERENCIAS

 

Arredondo, A. Análisis y reflexión sobre modelos teóricos del proceso salud – enfermedad. Cad. Saudé Públ. Río de Janeiro. Vol 8, # 3, p. 254-261. Jul/sept, 1992.

 

Duchan, J. Getting Here: A short history of Speech Pathology in America Overview. 2011. Recuperado de:           http://www.acsu.buffalo.edu/~duchan/new_history/overview.html

 

Gutiérrez, I. Historia de la logopedia. Madrid: Narcea, 1997.

 

OMS. Clasificación Internacional del Funcionamiento, de la Discapacidad y de la Salud. Ginebra. 2001.

http://www.aspace.org/aspacenet/images/doc/cif_2001.pdf

 

Citar este documento como: Betancourt, L. & Rodríguez, L. Historia de la Fonoaudiología en la Edad Moderna. Documento de trabajo. Asignatura Fundamentos Fonoaudiológicos. Programa Académico de Fonoaudiología de la Universidad del Valle. Cali: periodo febrero - julio de 2012.

 

 

HISTORIA EN LA EDAD MODERNA
HISTORIA DE LA FONOAUDIOLOGÍA EN LA EDAD
Documento Adobe Acrobat 193.0 KB