América latina

HISTORIA DE LA FONOAUDIOLOGÍA EN AMÉRICA LATINA

 

Elaborado por: Sebastián Achury, Mauricio Herrera y Stephany Páez

 

Con el fin de conocer un poco más acerca de la carrera de Fonoaudiología a nivel nacional e internacional, describiremos a grandes rasgos la historia de la Fonoaudiología en América Latina, haciendo énfasis en algunos países de nuestro interés debido a su cercanía y similitud con Colombia. Adicional a esto se mencionarán algunos avances en materia desde América Latina en general o desde algunos de los países específicamente, como son Argentina, Chile, Brasil y Cuba. 

 

AVANCES DESDE ARGENTINA

 

Según Martínez & Cols. (2006), la Fonoaudiología nace desde la medicina, como una disciplina auxiliar de la Otorrinolaringología, para completar la labor del médico con tareas de evaluación y rehabilitación de patologías de voz, audición y lenguaje. Esto se dio porque los médicos contaron con la colaboración de profesoras de sordos, quienes fueron formadas para la rehabilitación de niños con estas características. Muchas de ellas se convirtieron luego en las primeras fonoaudiólogas. Algunos acontecimientos favorecieron las terapias empleadas por las profesoras, entre estos tenemos la llegada al país de especialistas extranjeros y la creación de instituciones formadoras.

 

De acuerdo con Martínez & Cols. (2006), se pueden destacar los siguientes sucesos en el nacimiento y consolidación de la Fonoaudiología como disciplina en Argentina:

-          En 1937 se crea la Escuela Municipal de Fonación, que luego cambia su nombre a Escuela Municipal de Foniatría. En esta escuela se daban cursos especializados a las profesoras de sordos para que pudieran atender a pacientes con problemas de comunicación.

-          En 1947 inicia el Instituto de Foniatría de Buenos Aires. En 1948 el Dr. Tato crea un curso de formación en audiometrías y organiza varios cursos de audiología. El Dr. Segre ofrece cursos de Foniatría y al unirse con los de Tato se inicia un curso de Fonoaudiología de 2 años de duración en la Universidad de Buenos Aires.

-          En 1951 el Dr. Tato acuña el término “Fonoaudiología” para el trabajo en esta disciplina, término que luego se difunde en casi toda América Latina.

-          A partir de 1953 se empiezan a crear diversos programas de formación tecnológica en Fonoaudiología, con 3 años de duración.  Algunas aparecían como postgrado o curso de especialización para otras carreras y otras aparecieron propiamente como formación de pregrado.

Entre las poblaciones atendidas por las fonoaudiólogas estaban principalmente los niños sordos y los niños con discapacidad cognitiva, denominada en ese momento retardo mental. También se atendían niños y adultos con disfonías, tartamudez y problemas de articulación. 

Disciplinas que aportan al desarrollo de la Fonoaudiología en Argentina

 

Dentro de las disciplinas que aportaron al desarrollo de la Fonoaudiología ponemos encontrar la medicina, precisamente por la necesidad del médico otorrinolaringólogo de un profesional de apoyo que le ayudara en los procesos de rehabilitación de la voz, el habla, la audición y el lenguaje; es por ello que dentro de los aspectos curriculares se encuentran cursos relacionados como: Anatomía   y   fisiología,   genética, neurología y embriología. También la Pedagogía, pues fueron las profesoras las que en primera instancia fueron las que tomaron el rol de prevención  primaria en los aspectos de los que se ocupa la Fonoaudiología. Por otra parte, se identifican aportes de la Psicología pues en la intervención fonoaudiológica se tienen en cuenta las características del desarrollo no solo físico sino también afectivo, cognitivo y social que hacen parte del individuo desde una concepción integral; de igual forma, se hacía énfasis en la rehabilitación de niños con retardos mentales.

 

Después de 1937, gracias a la llegada al país de especialistas extranjeros y la creación de instituciones formadoras se empiezan a incorporar otras ciencias para capacitar a las profesoras de esa época y, en 1959, cuando se crea la carrera de Fonoaudiología se incluyen los siguientes contenidos: anatomía   y   fisiología,   genética, neurología,   embriología,  lingüística,  psicolingüística,  fonética,  psicología,  psicomotricidad, psiquiatría, estadística, metodología de la investigación, física acústica, psicología educacional; materias   específicas  de  audiología,  patología  de  la  voz, fonoestomatología, afasiología, neurolingüística, neurología y fonoaudiología legal.

 

Una de las ciencias más importantes que intervienen en la Fonoaudiología es la lingüística, pues es desde esta ciencia que se hace la evaluación de aspectos semánticos, sintácticos, pragmáticos, morfológicos, fonológicos y fonéticos. Además, en 1950 cuando el Dr. Tato dicta un curso de audiología se incorporan aspectos relacionados con física acústica importantes para entender las características del sonido.

 

Paradigmas que guían la intervención fonoaudiológica en los distintos momentos

 

Inicialmente, como la Fonoaudiología se concebía como una profesión auxiliar del médico, se compartían algunas características del paradigma biomédico (OMS, 2001), pues eran los médicos quienes guiaban a las profesionales en la atención, sin embargo, como principalmente las que desempeñaban la labor de fonoaudiólogo eran  profesoras, estas tenían estrategias un poco diferentes que podían diferir de este paradigma y centrarse en algunas perspectiva que influyeron en la educación durante el siglo XX (Hernández, 1998). En el texto de Martínez & Cols. (2006), que es uno de los pocos referentes que retoma esta información histórica, no hay información suficiente para identificar la concepción que se tiene del paciente, ni la del terapeuta, ni sus formas de intervención. De todas formas, se podría pensar que, debido a que se empezaron a vincular otras ciencias que aportaban en la intervención fonoaudiológica, como por ejemplo la psicología, la sociología, la economía; se dio pie a la adopción de otros paradigmas en la intervención que contemplaran todas las características del ser humano. Por lo anterior, es posible deducir que se utilizaban paradigmas más relacionados con la importancia del ser humano en la intervención, su posición, su propia concepción del proceso que se ha llevado a cabo, también el profesional empezó a dar cuenta de los logros que había obtenido la persona en la terapia; es decir, los paradigmas que se podían emplear eran diversos; sin embargo, de una u otra forma el paradigma biomédico va a hacerse evidente ya que esta profesión nace desde la medicina.

 

En relación con la concepción de discapacidad, tampoco se cuenta con mucha información, pero es evidente que se consideraba que las personas sordas tenían la posibilidad de ser educadas y ya se había definido una disciplina que se orientaba hacia esta población.

 

AVANCES DESDE CHILE

 

La historia de la Fonoaudiología en Chile tiene sus inicios en el año 1955, tiempo en el cual se pone en marcha el proyecto de crear el primer curso de dicha disciplina, gracias a la preocupación de algunos académicos y profesionales con respecto a los problemas de comunicación, presentes en aquella época. Es así, como el profesor Dr. Hernán Alessandri, quien era decano de la Universidad de Chile en aquel entonces, decide ponerse en contacto con médicos y fonoaudiólogos de Argentina, ya que en este país la Fonoaudiología ya contaba con un desarrollo significativo como profesión de formación universitaria. Así, entre los años 1956 y 1958, se da el primer curso de Fonoaudiología, cuyo programa académico inicial estuvo  a cargo de personal de la cátedra de Otorrinolaringología, perteneciente al Hospital Clínico de la Universidad de Chile.

 

Las primeras estudiantes contaban con formación académica previa y como mínimo cinco años de experiencia en el ámbito de la educación. La primera promoción egresa en diciembre de 1958 con el título de “Fonoaudiologistas”. La profesión toma un receso, pero a comienzos de 1972 se da la reapertura de la carrera. Durante los siguientes años estuvieron a cargo de la coordinación de la carrera especialistas en Fonoaudiología, egresadas de la primera promoción de 1958 de la Universidad de Chile.

 

A causa de los sucesos políticos que se dieron en el país, en 1973 se cierra nuevamente la carrera. Su segunda reapertura se da a principios de 1974, esta vez siendo definitiva. A partir de esto se modificó el plan académico de estudios, basándose en modelos extranjeros, principalmente argentinos, considerando a la carrera con una orientación técnica auxiliar a la medicina. En el año 1983 se da la creación del Colegio de Fonoaudiología de Chile, institución que regula la ética de la profesión. En 1995, se le agrega a la formación académica un quinto año y se modifica nuevamente el currículo, además se les otorga a los profesionales un nuevo título, el de Licenciado en Fonoaudiología. En 2004, cinco universidades del país conforman la Asociación Chilena Académica de Fonoaudiología (ACHAF), dentro de las cuales se encontraban la Universidad de Chile, de Valparaíso, de Concepción, de Talca y la Universidad Andrés Bello. Actualmente en Chile existen 14 universidades que ofrecen la carrera.

 

Disciplinas que aportan al desarrollo de la Fonoaudiología en Chile

 

Dentro de las disciplinas que aportan a la profesión de Fonoaudiología en Chile, encontramos la medicina y  la otorrinolaringología; puesto que estas hicieron parte, en sus comienzos, del cuerpo docente de la formación académica de los profesionales. Además, en sus inicios la Fonoaudiología en Chile se consideraba como una profesión derivada de la medicina. De igual forma, las primeras estudiantes de Fonoaudiología en Chile debían tener ya una formación académica y experiencia como docentes, por lo que podemos considerar que se usaban teorías y métodos derivados de la Pedagogía.

 

Por otro lado, más adelante, se suma el aporte de otras disciplinas de las ciencias sociales como la Lingüística y la Psicología, que propiciaron una visión mucho más amplia con relación a los trastornos de la comunicación oral, ampliando de este modo los horizontes de la Fonoaudiología, más allá del ámbito médico.

 

Paradigmas que guían la intervención fonoaudiológica  en los distintos momentos

 

En un inicio, desde la primera promoción de profesionales en Fonoaudiología, entre los años 1958 y 1988 aproximadamente, la Fonoaudiología era considerada una derivación de la medicina, más adelante recibió aportes importantes por parte de otras ciencias como la pedagogía, la psicología y la lingüística. Teniendo en cuenta lo mencionado, se puede inferir, que cada una de las disciplinas, ya nombradas, que aportaron al desarrollo de la Fonoaudiología a lo largo de la historia en Chile, se articuló a la profesión implementando sus respectivos paradigmas; ya que estos  aspectos no se hacen evidentes o específicos en las fuentes bibliográficas consultadas (Martínez & Cols.  2006; Maggiolo & Schwalm, 1999).

 

AVANCES DESDE BRASIL

 

En el Brasil han ocurrido eventos de gran importancia para la fundamentación de la Fonoaudiología como disciplina,  con base al texto “La Logopedia en Latinoamérica” (Martínez & cols., 2006), se describirán algunos de los acontecimientos más representativos de la Fonoaudiología, teniendo en cuenta aspectos generales, representantes, paradigmas, disciplinas asociadas, entre otros.

 

Según Martínez & Cols. (2006), en 1920 y 1930 a causa de la necesidad de contar con un especialista en trastornos del lenguaje se dio a conocer el  fonoaudiólogo en Brasil, puesto que los extranjeros en el país modificaban cada vez más el idioma portugués y generaban errores en este, así es que el fonoaudiólogo era la persona indicada para tratar con este tipo de errores. No obstante, estos profesionales no tenían una educación formal en Fonoaudiología, pues no había aparecido como tal esta carrera.

 

Años después en la década de 1960 se crearon los dos primeros programas técnicos en Fonoaudiología ofrecidos por la Pontificia Universidad Católica de Sao Paulo (1962) y por la Universidad de Sao Paulo, de manera que en 1981 se firmó la ley 6965 que definía la profesión del fonoaudiólogo como “...el profesional con graduación plena en Fonoaudiología, que actúa en investigaciones, prevención, evaluación y terapias fonoaudiológicas; en las áreas de comunicación oral y escrita, voz y audición, así como en el perfeccionamiento de los patrones de habla y voz” (Martínez & cols., 2006, p. 4), tras esta ley se crearon los Consejos Federales (CFFa) y regionales de ejercicio profesional. Los cuales en ese entonces y aún regula, vigilan y orientan a los fonoaudiólogos en Brasil.           

 

El primer código de ética de la profesión de Fonoaudiología fue aprobado el 15 de septiembre de 1984, en este se establecían los derechos, deberes y responsabilidades del profesional que ejercía dicha profesión, lo cual abrió el camino para la ampliación y crecimiento del mercado laboral en esta disciplina. (Martínez & Cols., 2006). 

 

Actualmente la Fonoaudiología en Brasil es definida como “la ciencia que tiene por objeto de estudio la comunicación humana, en lo que se refiere a su desarrollo, alteraciones y diferencias, en relación con los aspectos relacionados con la función auditiva periférica y central, la función vestibular, la función cognitiva, el lenguaje escrito y oral, el habla, la fluencia, la voz, las funciones orofaciales y la deglución.” (Texto aprobado por el Plenario del CFFa - 78ª SPO, 6 y 7 de marzo de 2004). (Martínez & cols., 2006, p. 4) 

 

Se cuenta con postgrados en distintas universidades reconocidas del Brasil, además de especializaciones y doctorados relacionados con áreas fonoaudiológicas.

 

Disciplinas que aportan al desarrollo de la Fonoaudiología

 

Desde los inicios de la Fonoaudiología en Brasil, ha habido una gran influencia de dos áreas de desempeño: la educación y la salud, por lo cual en todos las mallas curriculares o planes de estudio de los programas de Fonoaudiología se hacían presentes materias enfocadas a estas dos áreas en particular; sin embargo con el transcurrir de los años y la puesta en acción de la carrera, se empezó a modificar dicha estructura curricular con el fin de preparar a los fonoaudiólogos para enfrentarse a un campo laboral mucho más amplio, el cuál incluía diferentes industrias, como lo son las instituciones de salud, de educación, ONG, hogares infantiles, administración de distintas instituciones, en el área del arte y profesionales de la voz,  en la parte estética entre otros.

 

Así es que la Fonoaudiología es en la actualidad una profesión interdisciplinaria, puesto que desde su campo de acción puede aportar a muchas disciplinas de la misma manera que otras disciplinas han aportado a esta, de ahí que en los planes de estudio se incluyan las “ciencias biológicas”, “ciencias sociales y humanas” “ciencias fonoaudiológicas” entre otras permitiendo al fonoaudiólogo desempeñar funciones relacionadas con las cuatro especialidades reconocidas actualmente por el CFFa, voz, lenguaje, audiología y motricidad. (Martínez, 2006). Además, como aspecto interesante se puede mencionar que diversos programas académicos en Brasil cuentan con un componente administrativo y de gestión.

 

El fonoaudiólogo trabaja también en equipos multidisciplinarios con otros profesionales (otorrinolaringólogos, ortodoncistas, otros).

 

Paradigmas que guían la intervención fonoaudiológica

 

Aunque en la bibliografía publicada sobre la Fonoaudiología en Brasil no se especifique cuáles eran los paradigmas usados, podemos ver que desde sus inicios la Fonoaudiología se ha visto fuertemente influenciada por la educación, la pedagogía, la medicina y la psicología, además de otras disciplinas, de manera  que todas estas disciplinas han aportado desde sus paradigmas a la Fonoaudiología, logrando así que esta no se limite a un solo paradigma sino que esté influido por varios de ellos.

 

AVANCES DESDE CUBA

 

Con base en el libro “La Foniatría en Cuba” (Méndez & Cabanas, 1988), se describirán cuáles fueron los aportes más representativos para la Fonoaudiología o Foniatría como se conoce en Cuba, se mencionarán algunos eventos y representantes importantes, las disciplinas y paradigmas con las cuales se relaciona dicha disciplina.

 

Según Méndez & Cabana (1988), en Cuba, los primeros aportes corresponden a la época española, en ese entonces surgieron numerosas iniciativas particulares que conseguían apoyo de entidades privadas para crear una escuela de sordos, lastimosamente con poco o ningún éxito. Sin embargo, se consigue crear la escuela pionera para sordos y ciegos, liderada por Antonio Segura Escolano, profesor español de sordos y así comenzó la enseñanza privada de esta población, aunque solo se beneficiaban las clases altas.

 

Antes del triunfo de la revolución se crearon varias escuelas y asociaciones para sordomudos, ciegos y personas con deficiencias cognitivas, aunque las condiciones no eran muy buenas; se creó también el primer curso oficial en la enseñanza de sordos en el que participaron médicos y pedagogos en el año de 1952.  Por las mismas fechas se constituyó el Ministerio de Educación y una comisión para la enseñanza de sordos que tenían como objetivo crear escuelas especiales, planes de estudio y formar docentes.

 

La fundación de la logopedia y la foniatría en Cuba como rama de la medicina corresponde al profesor Dr. Desiderio A. Weiss, quien ofreció cursos de logopedia y foniatría, además de fundar la primera consulta médica de logopedia y foniatría en Cuba, la cual continúa hoy en día. (Méndez & Cabana, 1988)

 

En 1945 se constituyó la Sociedad Cubana de Logopedia y Foniatría con el profesor Weiss como presidente de honor.

 

Después del triunfo de la revolución  se creó en el Ministerio de Educación un Departamento para enseñanza especial, lo que permitió contar con escuelas para sordos o hipoacúsicos en distintas partes del país. 

 

En la década de los 60 comienza la formación de logopediatras educacionales (maestros terapeutas) y los logopedas defectólogos. En 1976 se crea el Ministerio de Educación, la Subcomisión de Educación Especial, de la que forma parte el Grupo de Logopedia. Por primera vez, en 1960 aparece la plaza de Logopedia y Foniatría en las nóminas de un hospital: el ortopédico “Frank País” y la segunda aparece más tarde en el Hospital de Rehabilitación “Julio Díaz” en 1963; en 1971 aparece la tercera en el Hospital Pediátrico Docente “Pedro Borrás Astorga”.

 

“En 1973 el Ministerio de Salud Pública reconoce y oficializa la docencia y asistencia logofoniátrica creándose así, la especialidad médica de Logopedia y Foniatría, bajo la certera dirección del Profesor Dr. Ricardo Cabanas Comas” (Méndez & Cabana, 1988, p.26).   Posteriormente se ofrece la carrera universitaria Tecnología de la Salud, que tiene como perfiles la licenciatura en logopedia, foniatría y audiología, con una duración de 5 años y en el 2008 se estaban graduando los primeros licenciados fonoaudiólogos del país.

 

Disciplinas que aportan al desarrollo de la Fonoaudiología en Cuba 

 

La Logopedia y foniatría en Cuba estuvo inicialmente muy relacionada con la parte de la educación, ya que se encaminaban a la enseñanza de personas sordas, ciegas y con deficiencias cognitivas, así que la pedagogía era la disciplina fuerte en la profesión. Posteriormente  vemos como la Logopedia y Foniatría van ganando posicionarse en el campo de la salud de la mano de médicos y de diferentes disciplinas, de ahí que los primeros profesionales que se educaron en esta área eran precisamente médicos y pedagogos.  Los cursos de Logopedia y Foniatría se ofrecían en las Facultades de Salud de las Universidades y se logró abrir servicios con carácter honorario en distintos hospitales.

 

Los profesionales en estas disciplinas trabajaban de forma interdisciplinaria con especialidades científicas como otorrinolaringología, neuropediatría, licenciados en defectología, logopedas educacionales, psicólogos, neuropsicólogos y otras especialidades del saber humano relacionadas con la comunicación.

 

Paradigmas que guían la intervención fonoaudiológica

 

Aunque en los textos consultados no se especifica cuáles son los paradigmas que se han usado en la intervención fonoaudiológica en Cuba, se puede inferir que los paradigmas relacionados con esta disciplina son los que subyacen a la pedagogía y a las áreas de la salud debido a la gran influencia que ejercieron en la Fonoaudiología desde sus inicios, así es que no se cuenta con un paradigma específico, sino que tiene elementos de distintos paradigmas.

 

NOCIÓN DE DISCAPACIDAD DESDE AMÉRICA LATINA

 

Las personas en situación de discapacidad en el transcurso de la historia han sido objeto de rechazo y muerte por ser consideradas expresión del mal, pero con el tiempo este rechazo se ha modificado por sobreprotección, transformándose en objetos de caridad, más adelante en objetos de asistencia, para irse convirtiendo en objetos de estudio psico-médico-pedagógico, al ser considerados como sujeto-problema. Sin embargo, estas actitudes asumidas por la sociedad en el siglo XX trajeron consigo condiciones que modelan, de alguna manera, positivamente la situación de dichas personas y sobre todo la respuesta de la sociedad ante ellas.

Con relación a Latinoamérica, en el año 1955, se implementaron técnicas de rehabilitación y educación, pero teniendo en cuenta aún una concepción proteccionista y de asistencia, que predominó en la primera mitad del siglo.

 

Además se crearon instituciones, pero la mayoría pertenecientes al sector privado y sin apoyo del sector publico/oficial. La iniciativa privada solo cubrió un pequeño sector poblacional, y se dio un desperdicio de recursos como consecuencia de la falta de coordinación y cooperación. Posteriormente, en 1975 los principales esfuerzos se centraron en los aspectos de ayuda, por parte de los profesionales, a todo tipo de personas con limitación.  De esta manera los rehabilitadores fijaron, como objetivo, su atención en el sujeto, ya que consideraban que el problema se desarrollaba a partir de su deficiencia y falta de destreza, haciendo que la solución estuviera puesta en el equipo de rehabilitación. Las décadas de los 70 y 80 fueron portadoras de un mayor cambio, empieza a ganar credibilidad el concepto de integración.  Por otro lado, se crean organizaciones de personas en situación de discapacidad arraigando los conceptos de autonomía y equiparación de oportunidades.

 

CONCLUSIONES

 

Argentina fue el país más importante en la historia de la Fonoaudiología en América Latina, pues es ahí donde nace la carrera y se le da el nombre; también, hubo un gran avance en términos de capacitación. Los hechos más importantes que ocurrieron en este país son los relacionados con la capacitación de las profesoras de sordas, que posteriormente ejercían como fonoaudiólogos en todo lo relacionado con voz, habla y lenguaje.

 

En Chile se tomó como modelo, para la Fonoaudiología, ejemplos ya implantados de la carrera en otros países como Argentina. Además, se presentaron aportes significativos frente a la disciplina, en cuanto a su fundamentación teórica, que permitieron su desligamiento de la medicina, convirtiéndola en una disciplina independiente; y a la formación académica de profesionales, ofreciendo así diversos campos de acción laboral, entre otros muchos aspectos.

 

En Brasil se dieron grandes aportes en cuanto a la fundamentación de la Fonoaudiología como profesión, iniciando desde la creación de los primeros programas técnicos ofrecidos por universidades reconocidas en el país, se aprobó el primer código de ética de la profesión de Fonoaudiología en el cual se establecían los deberes, derechos y responsabilidades de los profesionales que la ejercían, se generaron las condiciones para el crecimiento de la profesión y del mercado laboral creando múltiples campos de acción para el fonoaudiólogo.

 

En Cuba, los mayores avances que se dieron durante el transcurrir de los años estuvieron principalmente relacionados con la enseñanza de personas sordas, ciegas o con deficiencias cognitivas, se crearon ministerios que apoyaron la Logopedia y la Foniatría como profesión y empezaron a vincularla no solo con el campo de la educación sino también con el campo de la salud, por lo tanto es una carrera perteneciente al área de la Salud y que va de la mano con las ciencias pedagógicas.

 

Aunque no son retomados en este texto en particular, algunos otros países como Ecuador, Venezuela, Perú y Bolivia cuentan con profesionales en Fonoaudiología, aunque el avance en estos países ha sido distinto, pues la mayoría de programas son de formación técnica auxiliar, lo que implica una dependencia de otros profesionales y menor regulación legislativa y agremiación.

 

REFERENCIAS

 

Hernández, G. Paradigmas en Psicología de la Educación. Buenos Aires: Paidós, 1998.

Maggiolo, M. & Schwalm, E. Escuela de Fonoaudiología: notas acerca de su  historia. Revista Chilena de Fonoaudiología. 1999; 5-10.

 

Martínez, L. & cols. La logopedia en Iberoamérica. En Actas del XXV Congreso de Logopedia, Foniatría y Audiología. Granada, España, junio 2006.  Recuperado de: http://www.sld.cu/galerias/pdf/sitios/rehabilitacion-logo/historia_en_iberoamerica.pdf

 

Méndez, N & Cabanas, R. Historia de la logopedia y la foniatría. Hospital infantil Pedro Borrás Astorga. La Habana, Cuba. 1988. Recuperado de http://www.sld.cu/galerias/pdf/sitios/rehabilitacion-logo/historia_de_la_logopedia_y_foniatria.pdf

 

OMS. Clasificación Internacional del Funcionamiento, de la Discapacidad y de la Salud. Ginebra. 2001. Recuperado de: http://www.aspace.org/aspacenet/images/doc/cif_2001.pdf

 

Citar este documento como: Achury, S., Herrera, M. & Páez, S. Historia de la Fonoaudiología en América Latina. Documento de trabajo. Asignatura Fundamentos Fonoaudiológicos. Programa Académico de Fonoaudiología de la Universidad del Valle. Cali: periodo febrero - julio de 2012.

 

 

HISTORIA EN AMÉRICA LATINA
HISTORIA EN AMÉRICA LATINA.pdf
Documento Adobe Acrobat 204.9 KB